Vea nuestros videos en Youtube Siganos en facebook Subscribase a nuestro RSS feed

Jueves 17 de Agosto de 2017

03 Junio 2016

Lío por tierras indígenas en Nueva Segovia.

Posted in Tierras, territorios y recursos naturales

La unidad y la reivindicación de los derechos del pueblo indígena de Mozonte, un municipio de Nueva Segovia, está fundamentada en un documento histórico: un título real que data de 1773, que les otorga como propiedad comunal 97.47 de los 242 kilómetros cuadrados de esa localidad.

El histórico documento está inscrito en el Registro Público de la Propiedad de Nueva Segovia, bajo el número registral 3,899, folio 166-219, tomo LX.

Pero el aprovechamiento de la tierra para los indígenas nunca ha sido absoluto.

“Se cumple lo que monseñor (Nicolás Antonio) Madrigal nos decía en sus sermones: que con el tiempo Mozonte iba a quedar en manos de los ricos”, expresó a manera de reclamo Cornelio Pastrana, un indígena de 77 años.

Las tierras comunales han quedado divididas: unas bajo posesión de familias indígenas y otras en manos de arrendatarios. Incluso, una gran cantidad de hectáreas están bajo administración de la Alcaldía.

Tampoco ha pasado por aquí el barrido catastral. El aborigen que desea medir su propiedad o mapearla debe pagar los servicios.

“Tenemos el título real. Ninguna propiedad (en manos de indígenas o arrendatarios) se puede sacar del título porque no se puede desmembrar”, razona tajante Ubence López López, presidente de la junta directiva del pueblo.

Traspasos

El dirigente sostuvo que los gobiernos indígenas anteriores vendieron sus derechos, “algunos las conservan, otros las (re)vendieron. Ya son otros dueños en arrendamiento, quienes a la vez han vendido a otros, utilizando escrituras privadas”, señaló López López.

Según él, quien vende debe pagar a la administración indígena el 5% por el impuesto sobre el valor de la propiedad, pero hay vendedores y compradores de tierras que no pasan por las oficinas del Gobierno comunal para realizar los registros. Cuando la propiedad pasa de manos de un indígena a un particular se convierte la tenencia en un arrendamiento, pero hay muchos compradores y notarios que no respetan el procedimiento legal.

“Se van donde un abogado, hacen un documento privado, viene otro y compra y hace sus mejoras, vuelve a vender con otro documento, y no pasan por las oficinas del pueblo indígena, por desconocimiento y para evadir el pago de los impuestos”, explicó el directivo indígena.

Agregó que no se tiene cuantificada la suma de impuestos o canon por cobrar a particulares que hayan comprado a indígenas.

“Pero es considerable la cantidad que se deja de recaudar porque depende del tamaño de la propiedad que ha adquirido. Las tierras de Mozonte se han vuelto caras”, indicó. ver información completa en elnuevodiario.com

Social Bookmarks